Taranaki y su volcán

Taranaki y su volcán

Si alguna vez te has preguntado si existe un lugar en el mundo en el que se pueda esquiar por la mañana y hacer surf por la tarde, hoy tenemos la respuesta. Ese rincón único y singular es Taranaki, una región coronada por una enorme montaña de 2.518 metros, siempre cubierta de nieve, y con una de las mejores zonas de surf del mundo a tan sólo treinta minutos de distancia.

El volcán Taranaki

El volcán Taranaki se encuentra en el interior del Parque Nacional Egmont, un lugar lleno de exuberantes cascadas y selvas. El Taranaki es el volcán mejor formado de Nueva Zelanda. Tiene alrededor de 120.000 años y su última erupción tuvo lugar en 1775. Es conocida como una de las montañas más escaladas de Oceanía, aunque a decir verdad hay que estar algo preparados para abordarla. La recompensa desde arriba son unas vistas panorámicas increíbles.

Cuentan las leyendas populares de la zona que Taranaki vivía con otros volcanes de la meseta central: Tongariro, Ruapehu y Ngauruhoe. Un día, Taranaki comenzó a coquetear con una bonita colina llamada Pihanga, hecho que despertó los celos de Tongariro, quien estalló de furia. A la vista de lo cual, Taranaki huyó hacia el oeste, llevándose consigo el río Whanganui. Hoy Taranaki sigue siendo una cumbre venerada y sagrada para el pueblo maorí.

Los amantes del esquí, el snowboard y todo tipo de deportes y actividades de nieve pueden ir por la mañana hasta las pistas de Manganui Skifield. Luego, por la tarde, se puede tomar el coche y conducir por la Surf Highway 45 para llegar hasta uno de los tramos de costa más espectaculares de Nueva Zelanda. Asimismo, también se puede hacer senderismo por el Monte Taranaki. Hay rutas cortas, largas, caminos a través de cascadas, bosques de helechos, etc…

Hay quien prefiere adentrarse en la aventura de subir hasta la cumbre de la montaña. La mejor época para hacerlo es en verano, entre los meses de diciembre y abril. Se tardan unas cinco horas en completar la ascensión y unas tres horas en el descenso, por lo que hay que venir bien preparados, tanto físicamente como en cuanto al equipaje y la ropa. Para los que prefieran el invierno, la temporada de esquí tiene lugar especialmente entre los meses de junio y septiembre.

Exuberantes selvas tropicales pueden verse en las laderas de la montaña y son el resultado de la alta precipitación y el clima suave de la costa.

El Monte Taranaki no sólo es famoso por su belleza, sino también por sus cambiantes condiciones climatológicas. Por ello, siempre se recomienda a los turistas que, incluso en verano, lleven algo de abrigo por lo que pueda pasar.

Alojamiento en Taranaki

Dentro del parque hay 8 refugios de alojamiento a cargo del Departamento de Conservación. Asimismo, hay otros dos refugios para dormir: Konini Lodge en Dawson Falls y Camphouse en North Egmont.

Por otra parte, también hay dos casas privadas dentro del parque para alojarse: Dawson Fallas Mountain Lodge y Mountain House Motor Lodge. Si prefieres quedarte en una ciudad, las más cercanas son Stratford, New Plymouth, Opunake y Hawera, en donde hay pequeños hoteles, moteles y pensiones.

Te mostramos algunos alojamientos de los alrededores del volcán que puedes encontrar en Booking.com:



Booking.com

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Los comentarios están cerrados.