Costumbres y curiosidades griegas

¿Quién no quisiera viajar a Grecia? Pero primero debemos aprender cómo comportarnos cuando estamos en un país extranjero, pues sus costumbres pueden diferir enormemente de las nuestras y es fácil cometer errores que pueden hacernos pasar un mal rato.

Algunos errores pueden llegar a resultar graciosos, pero tenemos que tener cuidado, porque algunos pueden suponer una ofensa para los habitantes de dicho territorio. Estas cosas pasan fruto del choque de culturas, es decir, cuando nosotros, con una cultura y unas costumbres arraigadas, viajamos a otro lugar y nos encontramos con actividades, saludos, gestos y hechos de lo más diferentes, y nos produce extrañeza. Así que lo mejor es ir un poco informado, para que estas cosas no puedan llegar a sucedernos.

Grecia, antigua y tradicional

Grecia es un país antiguo, con una tradición y una cultura muy arraigada, y que cuenta con nombres de filósofos y otros sabios de distintas artes, muy afamados. Esto hace que algunas de las tradiciones o costumbres hayan perdurado en el tiempo, y que se hayan convertido en una parte intrínseca de cada uno de sus ciudadanos, algo que podríamos traducir en la superstición.

De esta forma, hay varias supersticiones en torno la religión y algunas prácticas rituales. Por ejemplo, los sacerdotes de la religión mayoritaria, que son los ortodoxos, gozan de una muy buena posición, por lo que cuando te encuentres con uno, lo normal es saludarlo. Actualmente esta práctica únicamente se da en los pueblos, así que si tu alojamiento se encuentra en un sitio rural, lo correcto es saludar a este hombre dándole la mano y presentándose. Se dice, a modo de curiosidad, que encontrarte un gato negro y a un sacerdote en el mismo día, da muy mala suerte, así que atentos.

Por otro lado, aunque también tiene que ver con los rituales, algunos griegos tienen cierta reticencia y por tanto, creencias, acerca de los “males de ojo“. Claro está, esto tiene más consistencia en los pueblos y villas rurales, donde parece que la vida se ha quedado congelada en un tiempo antiguo, y donde apenas llega cobertura o nuevas tecnologías. Las personas piensan que pueden generar algunas envidias, por lo que si una persona se encuentra mal, ya sea físicamente o psicológicamente, tienden a creer que alguien les ha maldecido. Así, si ves algunos objetos de color azul, puede que se deba a que los griegos creen que este color aleja todos los males. De ahí que haya gente que lleve pulseras y complementos de este color. También algunos alimentos tienen poderes curativos, o eso creen, por lo que es habitual ver cebollas o ajos colgando en los dinteles de las puertas.

Otra curiosidad de este país es que no suelen pasarse un cuchillo de mano en mano, porque consideran que si lo hacen, esas dos personas tendrán una pelea en el futuro. En cambio, lo que sí suelen hacer es dejarlo sobre la mesa, para que la otra persona lo coja. Por ejemplo, en España, también hay personas que no se pasan el salero de mano en mano porque creen que es un mal augurio.

El hecho de escupir se supone que también aleja el mal, por lo que es común ver a personas escupir al escuchar una noticia que no es de su agrado, o que simplemente es mala. Esto también se hace a modo de bendición, en las bodas, o en bautizos.

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Los comentarios están cerrados.